Anorgasmia ¿existe un tratamiento eficaz?

Hay algunos factores que es necesario tener en cuenta para tratar la anorgasmia

1. Eliminar creencias negativas y estereotipos en cuanto a la sexualidad y a disfrutar del placer sexual

2. Solucionar conflictos en cuanto a relaciones traumáticas o malas experiencias que puedan convertirse en un factor que nos desmotive, o nos cause sensaciones negativas o poco placenteras con respecto al sexo o al goce sexual.

3. Identificar si lo que me impide llegar al orgasmo o con mi deseo sexual  son problemas relacionados con mi pareja o con mi relación de pareja. En este caso es importante sanear la relación, no olvidemos que tener relaciones sexuales no solo corresponde a una descarga física sino que en él están implicados emociones y sentimientos.

4. Mejorar la comunicación en la pareja, la sexualidad debe ser un tema que se trate en la pareja, nada debe darse por sobreentendido, hablar de lo que queremos o sentimos es la forma como podemos lograr que la otra persona pueda excitarnos o tocarnos donde deseamos.

5. Determinar si lo que influye en mi sexualidad son los conflictos y las dificultades de pareja, para lo cual es importante buscar la ayuda necesaria para resolverla.  Cuando las cosas no marchan como debieran, en una relación de pareja, la sexualidad se afecta, del mismo modo que cuando hay dificultades a nivel sexual, la relación también puede afectarse.

5. Eliminar sentimientos de «culpa» que me impiden disfrutar plenamente de mis relaciones sexuales.

6. Eliminar «Miedos» que tienen que ver con la entrega o con la posibilidad de sentir placer, o con el «permiso» que me doy o no para disfrutar de mi sexualidad.

7. Trabajar sobre dificultades a nivel de autoestima o conflictos personales que me impiden disfrutar de mi sexualidad.

8. Un compromiso personal con mi deseo de cambio, de vivir mi proceso, y hacer lo necesario para que las cosas sean diferentes.

Conclusión

El tratamiento suele ser muy efectivo y la anorgasmia tiene muy buen pronóstico, por que al fin y al cabo lo que se busca es aprender a disfrutar del cuerpo y de la sexualidad sin barreras, sin  represiones, y sin culpas,  obteniendo satisfacción en las relaciones sexuales, y viviéndolas plenamente.

Se parte del conocimiento del cuerpo, de la comunicación con él, de un despertar a la sensualidad y al erotismo, así como  la solución de conflictos que puedan estar asociados y que  impiden el entregarse a la  sexualidad.

Todo esto se hace posible cuando hay un  compromiso personal, y  responsabilidad para vivir el  proceso.  Estar dispuesto al cambio, complementa y asegura el éxito del tratamiento.

Deja un comentario