Imagen corporal y sexualidad

¿Qué es la imagen corporal?

La imagen corporal hace referencia a los sentimientos  de satisfacción o insatisfacción que tenemos respecto a nuestro cuerpo o a partes de él. Está muy relacionada con la autoestima, y al igual que ella se forma durante nuestro crecimiento y desarrollo.

No se trata de tener un cuerpo esbelto, o de cumplir con las normas o estándares sociales, ni que nuestro cuerpo sea el más atlético o que sea físicamente perfecto,  ni si no de lo cómoda que puedo llegar a sentirme frente a él, con sus características, con mis destrezas  y capacidades físicas.

¿Cómo puede ser la imagen corporal?

la imagen corporal puede ser positiva o negativa. En el primer caso, quiere decir que aceptamos nuestro cuerpo como es, aunque consideremos que tenemos ciertas “imperfecciones” o aunque deseemos cambiar algo de él, estamos en capacidad de aceptarlo con sus defectos, o de tomar acciones para corregir aquello que nos molesta.

Cuando nuestra imagen corporal es negativa, podemos rechazar nuestro cuerpo o partes de él, y esta situación puede llevarnos a sentirnos inseguros de nosotros mismos, o avergonzados por como somos o como nos vemos.

¿Pero… que tiene que ver todo esto de la imagen corporal con la sexualidad?

La imagen corporal y la sexualidad están muy ligadas entre si. Puesto que nuestro desarrollo sexual y los sentimientos que tenemos frente a nuestros genitales, o nuestros senos hacen parte de él.  Son sentimientos respecto a nuestro cuerpo y a nuestra sexualidad que hemos ido adquiriendo durante nuestro crecimiento y de acuerdo a los comentarios que oíamos de aquellas personas que nos rodeaban.

Nuestro desarrollo sexual cobra gran importancia durante la adolescencia, y muchos de los sentimientos hacia nuestro cuerpo y como nos vemos frente a nosotras mismas y nuestras amigas se arraigan allí. Estamos en pleno despertar sexual, crecen nuestros senos, nos llega la primera menstruación, y nuestro cuerpo se ve diferente al cuerpo de una niña, y esto nos puede crear aceptación o sentimientos de frustración que pueden en algunos casos acompañarnos toda nuestra vida e influir en la sexualidad.

Si no nos sentimos cómodas con nuestro cuerpo o con nuestros órganos sexuales, puede llegar a impedirnos entregarnos completamente a nuestra sexualidad. De igual manera que si en vez de sentirnos sensuales, ágiles y eróticas en el buen sentido de la palabra, nos sentimos torpes, poco ágiles, bruscas o que no sabemos movernos o cualquier otro sentimiento negativo que acompañe nuestra sexualidad.

Tener una imagen corporal positiva hace parte de una sexualidad sana y positiva, y nos da la posibilidad de sentirnos mejor con nosotras mismas y por ende con aquello que nos rodea.

¿Qué se puede hacer, existe alguna solución?

Darnos cuenta que tenemos una dificultad o que llevamos una  carga pesada que hemos venido arrastrando a lo largo de nuestra vida, es solo un primer paso, por que estas cosas tienen solución, y esta solución está en nuestras manos, pero… se requiere tomar una acción y buscar al ayuda adecuada.

Si no usas el momento presente, para cambiar las cosas… ¿Crees Que Tu Futuro Será Diferente?

Si tu respuesta a sido No, o si incluso piensas que estas cosas pueden llegar a empeorar con el tiempo, sintiendo además la carga o el peso de no haberlo solucionado en el momento es hora entonces de poner las cosas en su lugar y de actuar.

Deja un comentario